La Crisis de la Institución Católica

st-peter.jpgEscrito por: Mónica Barrera

La actual crisis o desencantamiento de la religión católica en los países latinoamericanos corresponde no sólo a la institucionalización de las creencias, sino también a la imposición de las estructuras extranjeras y a la secularización de los Estados, quienes aún buscan la laicidad absoluta.

La religión, entendida como aquel grupo de creencias, valores, símbolos y prácticas que tienen que ver con la respuesta a los cuestionamientos que se plantean los seres humanos sobre algún tipo de fin, se ha visto en crisis en los países latinoamericanos por diferentes factores que inciden en el funcionamiento de la misma, dentro de los cuales la propia coyuntura modernizadora ha colaborado al lado de la iglesia misma que ha tergiversado y usado su poder supranacional para subordinar distintos grupos de individuos.

La primera explicación para la crisis, se relaciona con la institucionalización de las ideas o creencias religiosas, es decir, el hecho de plasmar las ideas en una institución llamada iglesia que simpatiza con el grupo conservador que defiende el Status Quo, al mismo tiempo que representa una parte física de una ideología que “sostiene ideas equivocadas y las enarbola con la pasión de quienes se creen poseedores de la verdad final”, de la verdad absoluta de la vida y la muerte, convirtiéndose en una institución que no ha dado pruebas de su cooperación y apoyo al desarrollo general de los países latinoamericanos.

De esta manera, las creencias religiosas se convirtieron en objetos físicos y tangibles que hoy día representan toda la filosofía católica, reduciendo de así las ideas a un simple puñado de reglas moralistas pertenecientes a una institución más en el mundo, las cuales, lejos de aportar al crecimiento de los países en vía de desarrollo, han retardado el proceso modernizador y han obstaculizado, de cierta manera, la implementación de políticas en dichos territorios.

Debido a lo anterior, se da paso a la segunda explicación que se relaciona con la expansión de la Iglesia Católica que llega a Latinoamérica por medio de la conquista española que “sembró una fe de carácter apologético y dogmático en sus inicios, sentando las bases de la evangelización y todos los cambios culturales que esto produjo” al mismo tiempo que “se transformó en uno de los instrumentos de conquista y sostén permanente de todo el sistema control social”.

Así pues, los españoles impusieron una estructura religiosa que se mezcló, de cierta manera, con la cultura religiosa de los indígenas creando vacíos y espacios en las creencias que se reflejaban cuando “el indio, mudo, daba vueltas alrededor, y se iba al monte, a la cumbre del monte, a bautizar a sus hijos – y – el negro, oteado, cantaba en la noche música de su corazón, solo y desconocido, entre las olas y las fieras (…) se revolvía, ciego, contra la ciudad desdeñosa, contra su criatura…”.

De esta forma vemos cómo, aunque aparentando una cosa, los criollos y mestizos asimilaban otras creencias; pues si hubiese habido una adaptación de las estructuras y una conscientización de las ideas, no se habría practicado la brujería, la quiromancia, el agüerismo y todas aquellas prácticas rituales de las diferentes subculturas que coexistían, y aun lo hacen, en un mismo territorio. Así, podemos observar cómo, aun hoy en día, tenemos diferentes creencias que se ven reflejadas en los mismos actos rituales anteriores y, en especial, en la división o aparición de diversas sectas religiosas alrededor del mundo entero.

Por último, y como resultado de las dos explicaciones anteriores, ya en el siglo XX aparece la tercera razón a la crisis de la Iglesia, que es la secularización de muchos Estados Latinoamericanos que, en el caso de Colombia, aun continúan en el proceso.

Sin embargo, hay que anotar que la crisis no se debe a la pérdida de poder de la Iglesia en cuanto a toma de decisiones sino más bien al desplazamiento y desocupe de la misma. Desde 1991 Colombia es un estado secularizado, que no significa laico porque no despolitiza la religión sino las cosas sagradas, en el cual la religión Católica no es ni la única, ni la más importante y tampoco la que tiene poder en la toma de decisiones, aunque sí la más influyente, pues afilia casi el 80% de los creyentes del país; solo que ahora tiene un campo de acción más limitado, ya no ocupa un lugar que llevaba ocupando por años, ahora pasa a ser un ente público y tiene unos seguidores cada vez más reducidos. Aunque la realidad demuestra otra cosa porque si vemos las noticias aun el Estado colombiano toma muy en cuenta la opinión de la iglesia cuando se refiere a determinados temas.

A todo lo anterior podría sumársele la crisis del Estado Vaticano, que ha sido criticado por su parcialidad en ciertos temas, por su historia, por sus lujos, y muchas otras cosas que colaboran con la causa, teniendo en cuenta que el catolicismo toma como principal a la figura papal.

Así pues, la crisis de la Iglesia Católica en Latinoamérica responde no sólo a circunstancias determinadas sino a toda una tradición histórica enmarcada dentro de imposiciones que no satisficieron las necesidades o requerimientos de la sociedad indígena, y a toda una evolución que deja de lado las ideas como elementos esenciales y pone en relieve el aspecto físico y tangible, haciendo que ésta institución cada vez sea menos acogida, en parte, también por la obstrucción a la modernización y la incapacidad de adaptarse a un nuevo medio. Pero ¿cómo pedir que se adapte a un mundo al que jamás ha estado adaptada?.

BIBLIOGRAFIA

RODRÍGUEZ Fonnegra, Jaime. “Desde la perspectiva del subdesarrollo”. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá DC, Colombia, 1988.

REGALES, Julia Del Carmen. “Nueva cultura latinoamericana”. Editorial Bochica. Bogotá DC, Colombia, 1997.

MARTÍ, José en la Revista Ilustrada de Nueva York. “Nuestra América”. El partido Liberal. México, 30 de enero de 1891.

BUSHNELL, David. “Colombia: una nación a pesar de sí misma”. Editorial Planeta. Bogotá DC, Colombia, 1996.

ARCE Fustero, Gustavo. “Anticlericalismo, secularización y violencia”. Historia comparada entre España y Colombia. Universidad Nacional de Colombia. En: www.humanas.unal.edu.co/ces/eventos/religion/Ponencias/Espana.pdf.

CASTAÑO López, Jesús Olmedo. “La religión como factor socio – cultural en el área metropolitana Pereira – Dos quebradas”. Área de humanidades de U.C.P.R. En: www.ucpr.edu.co/TENDENCIAS/tendencias2002-2003/LAS_TENDENCIAS_DE_LA_RELIGION.htm#_ftn1

Revista Ilustración peruana Caretas N° 1543. “Carbón liberal: Los fabricantes de miseria”. 19 de noviembre de 1998. Lima, Perú. En: www.caretas.com.pe/1998/1543/carbon/carbon.htm

Real Academia Española. En: www.rae.es

6 Comments so far

  1. el Otro » Un Dios on julio 30th, 2007

    [...] la religión, pero la idea de Dios me parece grandiosa, así que pensé que como un comentario al último artículo en el pasquín electrónico, debería publicar mi propio punto de vista sobre nuestra ascendencia [...]

  2. Oscar Bogado López on mayo 5th, 2008

    É muito intresante este artigo, to pesquisando sobre a crise das instituições.

  3. Mayiyo on septiembre 17th, 2008

    Buen Día Mónica:

    Soy un lector más pero las letras no me son tan familiares ni tan agudamente redactadas como las tuyas, espero me haga entender.

    Desde una visión de mundo, muy genealógica, el hombre desde sus comienzos (homo-sapiens) experimentó los ruidos para comenzar a comunicarse; perfeccionó los mismos y apareció el lenguaje primitivo como una muy minuta tecnología de su tiempo.
    En nuestros días, habiendo refinado el lenguaje, explicamos claramente fenómenos que nos son indiferentes con el lenguaje propio de esa evolución humana.

    Es natural que expliques cualquier aspecto de la evolución: ¿Cómo se inventó la rueda? por ejemplo ó la teoría de la selección natural ó algunas sociedades “humanas” etc.

    Es natural que expliques fenómenos humanos ó materiales, con palabras hechas a esa medida.

    Sin embargo te digo: el lenguaje de Dios y su OBRA (dentro de ello juega el diablo también) no se percibe a la razón, no se explica ni mucho menos se escribe en latín, alemán, italiano etc.; ese lenguaje se escribe con lo que todos podemos sentir pero jamás poner siquiera en tinta algo semejante (aunque a través de la historia miles de poetas y románticos lo hayan intentado) a ello: el amor.

    Por eso sin hacer referencia a tu escrito te digo: “nadie ama lo que no conoce”. Aunque se suscitará la arrogante afirmación: “yo conozco a Dios, yo conozco la iglesia”… de ahí yo sólo te digo una cosa: a la iglesia se le conoce desde la perspectiva del amor no de la razón!!!

    Jamás vas a poder explicar la “crisis de la iglesia” sin entender “qué es ó quién es el diablo”…

    Pero sino puedes llegar más allá: explica con tus ilustres palabras “¿El porqué de la caridad?”. Porqué de la grandes y casi únicas obras de beneficencia para la sociedad las ha hecho y las hace la iglesia. Porque se juzga tan duramente a un sacerdote que ha cometido un error que a un matrimonio que también lo ha cometido si ambos han tomado su libre albedrío a la luz de la vocación.

    Por último te invito a que cheques ésta página:
    http://www.terra.es/personal/javierou/kylp-emm.htm

    Y des una explicación de todo ello.

    Dios te bendiga.

  4. luis on noviembre 25th, 2008

    esta muy bien esa respuesta

  5. luis on noviembre 25th, 2008

    esa respuesta me parece muy bin osea bene

    que bien es de como se invento la rueda y

    no parece bien de quien invento la rueda.

  6. luis on noviembre 25th, 2008

    muy bien

Leave a reply

Gathacol.net