Reelección hacia el Autoritarismo

20070503-asesinos.jpg 

Escrito por: Felipe Higuera 

“Se Gobierna mal cuando se gobierna demasiado”

Portalis y Tronchet

La reelección presidencial en Colombia ha sido, como bien lo menciona Gaitán Mahecha “(…) siempre fue motivo de conflictos, divisiones de los partidos, disidencias, causadas por candidatos por opinión y autocandidatos por ambición.” Cosa que actualmente se vive en el país, donde a partir de la creación del proyecto de reelección, su aprobación y una nueva elección del Presidente Uribe, ha dividido totalmente las opiniones en las diferentes organizaciones que componen la sociedad civil. Por ello es necesario hacer un recuento histórico sobre las diferentes tendencias que se dieron en el país frente a la reelección, especialmente desde la instauración de la constitución de 1886, que rigió la vida de los colombianos por más de 100 años, los cuales confirman que la reelección es una forma de posibilitar el autoritarismo y subyugar el futuro nacional al parecer y decisiones de una sola persona, imposibilitando el libre desarrollo de la democracia, y sus posteriores desarrollos sobre la constitución de 1991, por lo cual ¿se puede afirmar que es pertinente reformar la constitución para promover la reelección presidencial en la actualidad?

En 1886, con la consolidación del proyecto nacional de la “Regeneración” desde el ala conservadora, precedida por Rafael Núñez, la reelección fue un tema que ostento gran controversia mientras se establecían los parámetros sobre la nueva constitución en la asamblea nacional encargada de expedir una nueva constitución, para derogar la liberal federalista constitución de 1863. Se vivieron tiempos donde solo se pensaba que los cambios necesarios para hacer de Colombia un eminente país, eran posibles realizarlos por medio de Rafael Núñez, único capaz de cambiar la realidad nacional. La dilución se centraba sobre el problema del tiempo a ejercer el cargo de presidente y la posibilidad o no de reelección inmediata. El problema del poder siempre ha estado presente en este tipo de decisiones, pues no se deben aceptar inmediatismos para el desarrollo de las mismas. La tradición expresaba la imposibilidad de la reelección inmediata, lo cual generaba en algunos casos, como en 1863 por parte del General Mosquera, modificar la constitución para poder acceder al poder de forma autoritaria, debilitando la participación ciudadana en la elección libre de sus dirigentes. Finalmente se decidió que el periodo presidencial se ejercería por seis años sin posibilidad de reelección inmediata, es decir, debía retirarse dieciocho antes de cumplir los seis años, para poder acceder a la reelección, haciendo visible el poco control que se la ha podido implementar al poder ejecutivo, en especial la figura presidencial.

En 1904, la historia comenzó a cambiar, y se iniciaron cambios de corte autoritario de forma descarada a la constitución por parte del presidente General Rafael Reyes, figura que a su vez adquirió carácter mesiánico para la reorganización estatal, convocando una Asamblea Nacional Constituyente, con el afán de “(…) a legitimar el despotismo presidencial y a incrementar y perpetuar la dominación de ejecutivo” estableciéndose un periodo de mandato por diez años, dejando todo esfuerzo constitucional anterior sin validez.

Por ello fue necesario, después de su caída en 1909, desarrollada por medio de atentados y amenazas de golpe de estado, pues su mandato se convirtió en un autoritarismo que no daba paso a lo desarrollado anteriormente en 1886; se realizaron reformas necesarias, en especial el Acto Legislativo 3 del 31 de octubre de 1910, con el cual se reguló el mandato presidencial por 4 años y la imposibilidad de ser reelegido inmediatamente después del término del periodo. Esta reforma se mantuvo por más de 40 años, ya habiéndose reelegido a Alfonso López Pumarejo para dos periodos no consecutivos (1934-1938; 1942-1945), gracias a su afinidad populista, inculcando en el pueblo la posibilidad de llegar a la equidad desde su propuesta: “Revolución en Marcha” .

Terminó su mandato Alberto Lleras Camargo, que posteriormente volvió a ejercer la primera magistratura e 1958 a 1962, siendo ellos dos los únicos presidentes reelegidos en el siglo XX. Aquí se puede destacar que: la imagen del candidato es fruto principal para el alcance de la reelección, pues estos dos símbolos del partido liberal representaban cambio y serenidad en el pueblo para el primer mandato del país; su reelección no llevó a los grandes cambios prometidos, especialmente en López Pumarejo, lo que lleva a pensar en una ineficiencia del segundo periodo por su falta de objetividad y conclusión de objetivos.

La evidencia clara de las intenciones para una dictadura utilizando como método la elección, ha sido el General Rojas Pinilla, que intentó ser reelegido antes de que terminase su mandato, pero fue impedido por las fuerzas bipartidistas que lo ayudaron a subir al poder , poniendo en peligro la “estabilidad” del Estado, demostrando así que la estabilidad desde la elite está condicionada al mandato fuerte, a la mano dura, lo cual sobresale en la coyuntura actual, tema que se tocará más adelante.

Ya, hacia 1991, la nueva Constitución Política de Colombia prohibió de forma terminante la posibilidad de reelección presidencial en su artículo 197, que en la actualidad pretende ser modificado mediante acto legislativo, para que el presidente Álvaro Uribe Vélez sea reelegido. Esta es la principal intención, no se tiene en cuenta las sabias palabras expresadas por el constituyente de 1886 José María Samper: “La visión del legislador constituyente debe ir lejos. No legislamos para hoy ni para mañana solamente, sino también para mucho después”

El afán de cambio, teniendo como principio la casi perpetuidad en el mandato presidencial por los supuestos proclamados “mesías” de la nación, no se debe centrar en un asunto netamente jurídico, realmente es un asunto político. La imagen presidencial frente al pueblo cuesta o pesa mucho en este tipo de decisiones especialmente al prohibirse definitivamente la reelección presidencial en la Carta constitucional de 1991. La coyuntura actual exalta la necesidad de terminar un conflicto armado interno que tiene una vigencia mayor por más de cincuenta años, haciendo que un presidente como Álvaro Uribe Vélez puede llegar a ser la solución esperada. Esto resalta los capítulos de la historia expuestos anteriormente, donde la necesidad de cambio y la posibilidad del mismo residen en solo una persona.

La solución inmediatísta siempre estará a la vuelta de la esquina. El futuro siempre se juega con la legislación, y por afanes narcisistas de una persona frente a la toma del poder, no es saludable modificar artículos constitucionales, para fortalecer mucho más el presidencialismo, que con las medidas que se están tomando en la actualidad, como el estatuto antiterrorista y la seguridad democrática, se fortalece más el ejecutivo, dejando a las demás ramas y órganos del poder público en un vació de funciones administrativas en el Estado, pues bien es citado por Jaime Castro en un artículo publicado en el periódico El Tiempo: “…la reelección es mala por el peligro que entraña de que el poder actual se aplique abusivamente a alterar el sufragio, o a menoscabar de algún modo la esencia de la República, que es el derecho electoral.”

La limitación de la reelección en la actual constitución tiene como motivo principal reducir los poderes del ejecutivo, en especial del presidente, para que no sea una solo persona la que lleve las riendas del país; además limita la posible instauración de “dictaduras personalistas o a la prolongación inconveniente de un mandato democrático, que, para serlo verdaderamente debe ser revocable, transitorio” como es el caso de la coyuntura actual, que por el afán de solucionar problemas de gran envergadura en el ámbito social y económico.

caricatura_reeleccion.jpg

En otros sistemas políticos, como es el caso de los Estados Unidos, Francia Inglaterra, entre otros, la existencia de la reelección está acorde con las posibilidades políticas que allí se generan, dado que allí no ha habido un conflicto armado interno por más de cincuenta años, no existe una tendencia al autoritarismo a partir de sus sistemas democráticos bien consolidados; a comparación de Colombia, donde la tendencia al autoritarismo se vive actualmente con el presidente de turno, no solo por la debilidad de las prácticas democráticas, sino por las reformas que se han venido haciendo y la gran división partidista que se vive, pues con este proyecto, las controversias internas de los partidos no han dado espera y han comenzado a desbaratar cada vez más el aparato bipartidista del país. A pesar de lo expuesto, estos países no están excentos de tener graves problemas políticos, a partir de los diferentes tipos de presión que caen en un gobierno, o los intereses que se manejan desde la figura principal del mismo, como es el caso de los Estados Unidos, donde la elección y posterior reelección de George Bush responde al interés de las diferentes empresas multinacionales norteamericanas, que bajo las políticas de lucha contra el nuevo enemigo externo, el terrorismo, han podido aumentar sus ingresos gracias a las guerras que intentan exterminar el mal en el mundo, como en Afganistan e Irak, a partir de los ataques sufridos en Nueva York el 11 de Septiembre, lo que ha mantenido en el poder un patético líder que muestra cada vez más la verdadera cara de los Estados Unidos, no son en realidad lo que intentan hacernos creer: es un imperio que desde adentro a comenzado a decaer. 

“Cuando la soberanía no es consecuencia del ejercicio democrático del poder, resulta ser de las fuerzas armadas” lo cual es la clara representación de la actualidad del país, el ejercicio democrático está subyugado al poder de las armas; pues bien se expresó en una cita anterior, no se debe legislar para ahora, sino para el futuro, con el proyecto actual se quiere promover el autoritarismo. Es factible que la opinión de la gente en general, como lo expresan las encuestas, de apoyar a Uribe en su proceso de reelección sea justificación suficiente para aceptar el reto, sin embargo, no se tiene en cuenta el tipo de reformas desarrolladas por éste para limitar mucho más las libertades individuales sometiéndose al discurso antiterrorista imperialista de los Estados Unidos con el fin de adquirir más recursos para la guerra interna.

Es por esto, que respondiendo a la pregunta que se realizó al principio del escrito, la pertinencia de la reforma a realizar es nula, la reelección ha servido solo para dos cosas en la historia de Colombia: para reforzar gobiernos personalizados y caer en fracasos institucionales, por ello, es necesario replantear el teme del poder por el poder y el poder de poder, allí cae el debate en un tema político: ¿los intereses que median detrás de la reelección, será que son éstos los que tiene vicios de forma y fondo, no tanto el proyecto per se, como el paramilitarismo dentro de la política, las presiones externas, los intereses económicos y demás constante que han perjudicado a toda la sociedad del país por el beneficio de unos pocos?. Por úlitmo, esto nos es solo un tema nacional, en otros países este proyecto también está en trámite, o se ha visto como una opción de gobierno ¿realemnte beneficia como se cree, o es una jugada política más?

uribe.gif

Bibliografía

Gaitán Mahecha, Bernardo. La reelección Presidencial. En: Revista Javeriana. Abril de 2004.

Melo, Jorge Orlando. La Constitución de 1886. En: Nueva Historia de Colombia. Tomo I. Editorial Planeta. Bogotá. 1989.

Sáchica, Luis Carlos. La constitución Colombina: cien años haciéndose. Universidad Nacional autónoma de México. Ciudad de México. 1982.

Valencia Villa, Hernando. Cartas de batalla: una crítica al constitucionalismo colombiano. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá. 1987.

Tirado Mejía, Álvaro. Rojas Pinilla: del golpe de opinión al exilio. En: Nueva Historia de Colombia. Tomo II. Editorial Planeta. Bogotá. 1989.

Sáchica, Luis Carlos. “Tonterías de enemigos de la reelección”, reflexión de un ex magistrado de la corte suprema. Acceso en http://eltiempo.terra.com.co/DOMINGO/lec…

Castro, Jaime. Jaime castro cree que ahora, con la reelección, todos querrán reelegirse. Acceso en http://eltiempo.terra.com.co/DOMINGO/lec…

3 Comments so far

  1. juan stiffen restrepo on julio 14th, 2008

    me parace que este espacio es muy bueno para la difusion de la verdad verdad

  2. Elecciones 2010 Colombia on febrero 13th, 2009

    Muy interesante blog! Hace poco leí un reportaje sobre el mismo tema en un portal colombiano dedicado a proveer información electoral y sobre los candidatos en Colombia, especialmente lo relacionado con las elecciones 2010 en Colombia y con los candidatos al congreso y a la presidencia.

  3. Nadine on marzo 2nd, 2009

    Hi there,
    Thank you! I would now go on this blog every day!

    Have a nice day
    Nadine

Leave a reply

Gathacol.net